Beltza Balm es una emulsión de ceras vegetales, aceite de oliva virgen extra, arcilla rosa y aceites esenciales que no interfiere en la curación de la piel tatuada, sino que ayuda a que esta se acelere.                                                                                           Todos nuestros ingredientes proceden de procesos sostenibles de agricultura ecológica y no utilizamos ningún derivado del petróleo, parabenos, ni siliconas para su elaboración.
Nuestro secreto es que no tenemos secretos: hacemos una crema artesanal, de máxima calidad, sin dejar pasar ningún detalle y, al final, eso se nota.